.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


23/08/2017


Cristiano Ronaldo vuelve a pisar este miércoles (22.45, Real Madrid TV) el césped del Santiago Bernabéu por primera vez desde que el diario A Bola publicara —a mediados de junio— su supuesto deseo de marcharse de España y del Madrid. 

El conjunto blanco juega contra la Fiorentina el Trofeo Bernabéu, un amistoso que suele ser la pasarela de presentación para los nuevos fichajes y para que las estrellas descansen. Sin embargo, al estar sancionado en Liga por un empujón el árbitro De Burgos Bengoetxea, Cristiano podría ser titular esta noche (no volverá en competición oficial hasta el 20 de septiembre).

Desde que A Bola se hiciera eco de la confesión de Cristiano Ronaldo a sus compañeros de selección —“me quiero ir de España, me tratan como un criminal” [en relación a sus problemas con Hacienda]—, el portugués no ha vuelto a hablar. No lo hizo en la Copa Confederaciones (donde recibió una llamada de Zidane en la que el jugador le transmitió estar molesto por el trato recibido en España), ni en vacaciones, ni a su vuelta a la ciudad deportiva del Madrid el 5 de agosto.

Dos meses después de que su agente Jorge Mendes se pusiera a estudiar las posibles salidas para su pupilo, Cristiano no ha abierto la boca para decir si se queda o se va. Siempre se puede escudar en que él en ningún momento dijo querer marcharse, pero desde su entorno siguen alimentando la idea de que la puerta de salida sigue abierta. “Por ahora solo está centrado en trabajar. 

Está enfadado por los cinco partidos de sanción y está trabajando igual que siempre con el equipo, pero no podemos garantizar si se queda o se marcha. Veremos qué va a pasar de aquí al 31 de agosto”, explican desde su círculo. Ese día es el cierre de mercado de fichajes.

“Nadie duda de que se queda”, aseguran, en cambio, desde el club. Es lo que transmitió Zidane durante la gira de pretemporada en Estados Unidos. “Cristiano es uno de nosotros y se quedará con nosotros”, dijo el técnico francés, que en sus vacaciones llamó al jugador para decirle que le necesitaba para seguir con el ciclo ganador. Florentino Pérez aseguró en varias entrevistas que se reuniría con el jugador una vez acabada la Copa Confederaciones. 

Finalmente, optó por dejar que Cristiano se fuera de vacaciones y se enfriara. Según su entorno, por cierto, valoró la defensa que le hizo el máximo mandatario del club blanco en las entrevistas y el apoyo que recibió.


>