.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Sábado 15 de julio de 2017


Desde que Rob Kardashian lanzara duros ataques a la madre de su hija Dream, Blac Chyna, al exhibir en las redes sociales imágenes comprometedoras de su expareja y al acusarle de haberle sido infiel y de sufrir una fuerte adicción a las drogas, sus hermanas y su madre Kris Jenner han optado por el silencio como respuesta a tan agria batalla. 

La única que decidió intervenir, aunque de manera muy sutil, fue Kim Kardashian, quien decidió enviar a la cadena de televisión ABC el contrato de confidencialidad que la modelo había firmado en relación con su aparición en los programas de telerrealidad 'Keeping Up with the Kardashians' y 'Rob & Chyna', dando a entender que lo había incumplido tras conceder en exclusiva una entrevista al citado canal. 

Como han revelado ahora fuentes cercanas al conocido clan televisivo, la razón por la que las mujeres de la familia habrían permanecido calladas estaría ligada a la profunda decepción que sentirían ante la actitud y conducta mostradas por el polémico diseñador de calcetines. 

"A la familia la ha horrorizado todo esto", ha declarado un confidente a la revista People. 
Otro factor determinante que explicaría su decisión de mantenerse al margen de la controversia reside en la necesidad de proteger la inocencia y el bienestar de la pequeña Dream Renée, de tan solo ocho meses, fruto de la tumultuosa y ya extinta relación entre Rob y Chyna.

"Al final todo esto afecta a Dream, y Rob tiene que crecer y ser lo suficientemente maduro como para darse cuenta del impacto que puede tener en la vida del bebé de cara al futuro", ha relatado otro informante al mismo medio.

Aunque la ex stripper nunca se ganó la simpatía de las Kardashian debido, entre otras muchas cosas, a su historial amoroso previo -tuvo un hijo con el rapero Tyga, quien posteriormente inició un romance con la benjamina de la familia, Kylie Jenner- desde que esta se quedó embarazada de Rob toda la familia optó por guardarse sus opiniones sobre ella.

"Todos eran reacios a aceptar a Chyna porque no confiaban en ella ni en sus intenciones, pero como Rob estaba tan feliz, eso es lo que les importaba, así que le apoyaron todo lo que pudieron. Ahora que la felicidad de un bebé está en juego, tendrán que tomar cartas en todo este asunto", ha comentado la misma fuente


>