.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Jueves 13 de julio de 2017

Tegucigalpa, Honduras -  Miembros de las organizaciones que conforman la Alianza por la Paz y la Justicia (APJ) se reunieron con la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, este jueves para dialogar sobre la problemática que enfrenta la Alma Máter.

Organizaciones aglutinadas en la plataforma ciudadana APJ, entre ellas la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), Federación de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo de Honduras (Foprideh), la Confraternidad Evangélica de Honduras, la Fundación Alfredo Landaverde, la Asociación de Víctimas de la Violencia en Honduras y MOPAWI, entre otras, se hicieron presente para conocer de cerca la situación que vive la UNAH y reafirmar su postura de que la Reforma Universitaria no debe retroceder.

Carlos Hernández, secretario ejecutivo de la ASJ, afirmó "Hemos sido testigos de los grandes esfuerzos para lograr la Reforma Universitaria y la misma debe ser garantizada para que la historia no se repita. Este conflicto no es solo de estudiantes es de todos".



Omar Rivera, dirigente de la APJ, declaró "No podemos dar la espalda ante la problemática que vive la UNAH. Nos preocupa la existencia de intereses perversos para revertir la Reforma Universitaria. Nos oponemos a que intereses de diferentes tipos puedan poner tranca a un proceso que ha beneficiado al estudiantado".

Durante la visita la rectora de la UNAH expuso la situación que enfrenta la principal casa de estudios y los factores que podrían estar interviniendo para profundizar la problemática. 

Asimismo afirmó que "El país tiene otras complejidades que se pueden repetir en la universidad y es nuestro deber evitarlo. Estamos dispuestos y listos a negociar en el marco de la ley y la agenda 2016", declaró Castellanos durante el diálogo con miembros de la Alianza de la Paz y Justicia.


Esta semana la APJ emitió un pronunciamiento ante la crisis y confrontación que se ha suscitado en la UNAH en los últimos meses, y en la misma se pronuncia en contra de que se revierta la Reforma Universitaria planteando que “La reforma universitaria no debe retroceder, no puede ser revertida por ningún interés ideológico o político-partidista, ni mucho menos por propósitos egoístas de sectores perversos que buscan beneficiar a grupos que a lo largo de los últimos años han perdido la influencia que en un tiempo tuvieron en la UNAH y de la cual sacaron beneficios particulares”.

A la vez insta a la comunidad universitaria a que pueda “avanzar en el proceso de diálogo y consenso, absteniéndose de utilizar la violencia y la fuerza como medio para superar diferencias, privilegiando los más sublimes intereses de la UNAH y de Honduras, garantizando un ambiente de respeto y compromiso, sin hostilidad ni confrontación”.


>