.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net



Miércoles 21 de junio de 2017

Tegucigalpa.- La pastoral Cáritas abogó por "recuperar el sistema democrático" de Honduras, "que está en crisis", y advirtió que si no hay cambios antes de las elecciones generales del 26 de noviembre, "la ingobernabilidad dominará el panorama social en los próximos años en el país".
"Todavía es tiempo de recuperar el sistema democrático que está en crisis, pero se requiere una verdadera conversión política, repensar para dignificar el quehacer político", indicó Cáritas en su último número del boletín "Apuntes... de lo que hemos visto y oído".

Además se requiere "recuperar la confianza de la sociedad, teniendo una postura más abierta a la realidad social, escuchar más a la sociedad y poner al país por encima de los intereses partidarios", subraya el boletín bajo el titular "Los cuatro jinetes del apocalipsis en la política hondureña".

El boletín señala que a seis meses de las elecciones y sin que oficialmente se haya iniciado la campaña, la ciudadanía ha estado a expensas de un bombardeo mediático caracterizado por la descalificación de los otros partidos y candidatos, y un discurso sin propuesta, cada vez más alejado de los reclamos ciudadanos.

"¿Cuál es la novedad en este proceso electoral? ¡Ninguna! más de lo mismo, otra vez nos están aniquilando la capacidad de soñar, ¡cosa grave para una nación!", indicó el organismo católico.
Añade que "hablar de una democracia más participativa, del fortalecimiento de las instituciones minadas por la corrupción, la avaricia política y económica es algo que le pertenece a los de arriba, pertenece a los grandes, dicen las personas de escasos recursos".

De los pobres, señala que les corresponde trabajar y salir a buscar el pan diario para sus hijos, "rogar a Dios para no enfermarse, para encontrar un trabajito, rogar a la Virgencita que no deporten a su hijo o hija que está en los Estados Unidos porque de allá viene la ayuda, ahí están cifrados sus verdaderos sueños".

La publicación indica que no es raro que las elecciones se hayan convertido en un mísero negocio para los pobres, quienes dicen que no van a vender su voto ni lo regalarán, y que hay que votar por quienes les ayudan.
El clima que se respira en el proceso electoral en marcha en Honduras es de "una inmensa incertidumbre en la conciencia de la población, añade.

La población tiene dudas sobre si habrá elecciones, quién las ganará si se celebran, si serán limpias y transparentes y si será posible la reelección, señala el boletín.
Al respecto subraya que "las dudas manan de las acciones de la clase política que se ha adueñado de los partidos, de los entes gubernamentales, cerrando toda hendedura para que no brote la esperanza ni surjan los sueños en una sociedad con mayor democracia".

La Constitución de Honduras no permite la reelección presidencial bajo ninguna modalidad, pero un fallo del poder judicial, de mayo de 2015, dejó abierta esa posibilidad, a lo que apela el actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, para buscar reelegirse en noviembre por el gobernante Partido Nacional.

Según Cáritas, en el actual proceso se está destruyendo toda racionalidad y ética en la política y da la impresión de que se busca destruir todo el Estado hondureño, como si "los jinetes del apocalipsis" estuvieran aniquilando a "esta pobre nación".
Esos cuatro jinetes son un "Sistema electoral arcaico, un sistema de pactos nefastos, insensibilidad de la clase política y la sombra de una reelección", en un país que retornó a la democracia en 1980 tras casi 20 años de regímenes militares.

La pastoral también expresó que el Tribunal Supremo Electoral sigue dando señales de parcialidad política, descalificando en nombre de la ley cualquier asomo de participación política alterna.

El retorno a la democracia no ha significado progreso para Honduras, que sigue sufriendo por la pobreza, la violencia, la corrupción y la injusticia, entre otros males no menos graves. EFE


>