.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Miércoles 21 de junio de 2017

Tegucigalpa, Honduras - Autoridades hondureñas incautaron este miércoles propiedades a los capos que reemplazaron a los jefes del cartel “Los Cachiros”, quienes se entregaron a la justicia de Estados Unidos, informó el Ministerio Público (fiscalía).

El organismo puso en marcha la operación ‘Tormenta de Fuego VI’ para ejecutar “órdenes de captura y asegurar 24 bienes inmuebles a miembros de la estructura criminal denominada ‘los Peludos'”, dijo la fiscalía en un comunicado.

Además se les decomisaron varios vehículos lujosos, entre ellos una limosina Hummer, pick up, doble cabina 3.0 y camiones.

El portavoz de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), Jorge Galindo, informó que fueron detenidos al menos cuatro miembros de ‘los Peludos’.
Entre ellos, el cabecilla de esa banda criminal identificado como Osmín Edilberto Herrera Jiménez, alias “Peto Peludo”.

La fiscalía indicó que entre las propiedades incautadas en la comunidad de Tocoa (noreste) hay un hotel, un club nocturno, una casa de empeños y varias residencias.
“Los Peludos”, que en su mayoría pertenecen a un clan familiar, eran socios de “Los Cachiros” y una vez que éstos se entregaron en Estados Unidos,  “comenzaron a crecer económicamente a consecuencia del control que ejercían sobre el tráfico de drogas y del lavado de activos”, señaló el comunicado de la fiscalía.

Al mismo tiempo, “mantenían el control sobre la autoridad en la zona”, logrando “evitar ser acusados o aprehendidos por sus actividades ilícitas en el litoral Atlántico (norte)”.

Cuatro hermanos Rivera Maradiaga se entregaron a la justicia de Estados Unidos al ser señalados como miembros del cartel de drogas “Los Cachiros”, vinculado con el cartel mexicano de Sinaloa del detenido Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán.

El marzo pasado, uno de los hermanos, Devis Leonel, confesó en una corte de Nueva York su participación en 78 asesinatos, incluyendo la muerte del zar antidrogas, Arístides González, en 2009.

Devis negoció una colaboración con la agencia estadounidense antidrogas (DEA) en un juicio contra Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo (2010-2014), quien confesó su participación con los carteles y aguarda por una sentencia en un tribunal estadounidense.(AFP)




>