Miércoles 03 de mayo de 2017

El titular de la ONU, Antonio Guterres, resaltó hoy la necesidad de que el mundo cuente con líderes que defiendan la libertad de expresión, al conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa, una jornada que estará marcada por numerosas protestas y manifestaciones en todo el mundo para reclamar contra el encarcelamiento de periodistas.

En un acto organizado por Amnistía Internacional (AI) en Bruselas, frente a la sede diplomática de Turquía, activistas y periodistas exigieron a la Unión Europea (UE) que reclame al gobierno turco la liberación de los más de 120 trabajadores de prensa encarcelados tras la purga iniciada por Ankara luego del fallido intento de golpe de Estado de julio del año pasado.

"Pedimos a los países, y por supuesto a Europa, que juega un papel clave, que presionen a Turquía en este aspecto", dijo el director de AI en Bélgica, Philippe Hensmans, en declaraciones a la agencia de noticias EFE.

Además, convocó a los líderes de la OTAN a "poner sobre la mesa" el asunto de las libertades y el estado de la democracia en Turquía, en la próxima cumbre de la alianza, que se celebrará en la segunda quincena de mayo.

Hensmans reveló que desde el fallido golpe de Estado "al menos 156 medios de comunicación han sido cerrados" y 2.500 periodistas y otros trabajadores han perdido sus trabajos, y agregó que "sin libertad de prensa no habrá democracia en Turquía".

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas lamentó la desinformación imperante en todo el mundo al tiempo que subrayó la importancia de que se defienda "el derecho a la verdad".
En un comunicado, Guterres llamó a "proteger" a los periodistas, sus palabras y sus fotografías porque "pueden cambiar el mundo".

La ONU organizó una serie de actos por el Día de la Libertad de Expresión, entre ellos uno en su sede de Nueva York, en el que se debatirá sobre la seguridad de las mujeres en las zonas de conflicto.
El acto central, en la sede de la Unesco en Yakarta, fue encabezado por su directora general, Irina Bokova, quien condenó la impunidad de los asesinatos de periodistas y se comprometió a combatirla mediante la formación de jueces y las fuerzas de seguridad.

"En 9 de 10 casos todavía, no hay una investigación formal, o si la hay no se consigue hallar a los culpables", indicó Bokova en una rueda de prensa en un acto de la Unesco en Yakarta con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa.

"No solo denuncio cada vez que un periodista es asesinado. Lo condeno y pregunto a las autoridades de los países respectivos que investiguen el problema de la impunidad", añadió la directora general de la Unesco, que detalló que 102 periodistas fueron asesinados en 2016 por ejercer su profesión.
Durante el evento en Yakarta se entregó el vigésimo premio Guillermo Cano de la Unesco al periodista eritreo Dawit Isaak, que permanece detenido en Eritrea desde 2001.

La relatora especial de la ONU sobre los derechos humanos en ese país del noreste de África, Sheila Keetharuth, reclamó al gobierno eritreo la libertad de Isaak y a todas las personas detenidas ilegalmente.

"Las autoridades eritreas deben parar inmediatamente la práctica de arrestos y detenciones sin base legal", recalcó la relatora, al hablar de Isaak, de 52 años, fundador del primer periódico independiente del país, Setit, y fue arrestado durante una operación del gobierno para detener a periodistas y políticos críticos.

Algunos de este grupo fueron detenidos y torturados y otros desaparecieron, como fue el caso de Isaak, del que no se tienen noticias desde 2005.
África, sobre todo los países del sur del continente, es uno de los lugares en los que más incómodos trabajan los periodistas.

"Desde Angola hasta Zambia hemos presenciado ataques atroces contra la libertad de prensa", dijo el director regional de AI para África Meridional, Deprose Muchena, en un comunicado.
Según Muchena, la región ha asistido a una persecución de periodistas por "exponer la verdad" que afecta al crecimiento de los medios independientes y supone un retroceso en los avances conseguidos desde el fin del colonialismo en materia de libertad de información.

En tanto, en Sudan del Sur, en África oriental, la Federación de Periodistas aseguró que los trabajadores de prensa no están seguros "porque el país no es seguro. "
El secretario general de la Federación, Edward Lado Terso, aseguró que para poder trabajar deben hacer frente a "amenazas, acosos y detenciones arbitrarias" y recordó que "sólo en 2015 murieron cinco periodistas y 11 fueron objetivo de asesinatos".

Los periodistas en Sudán del Sur tienen muchas restricciones a la hora de cubrir casos relacionados con el ejército rebelde que lucha contra el Gobierno, además de la censura previa en los periódicos por noticias o reportajes "que contravengan la seguridad nacional".

En el informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF) de 2017, Sudán del Sur se encuentra en la posición 145 de los 180 países que forman la lista; y en el dossier, la organización destaca la muerte de nueve periodistas en el país desde 2011.

Fuente: Télam

>
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua