Miércoles 03 de mayo de 2017

NUEVA YORK (AP) — Muchos neoyorquinos se preparan para realizar masivas protestas durante la visita del presidente Donald Trump esta semana a la ciudad, a fin de denunciar sus políticas migratorias, económicas y de salud.

Trump hará su primer viaje de regreso a Manhattan desde que asumió el cargo, visitando Nueva York el jueves para celebrar el aniversario de una importante batalla de la II Guerra Mundial con un discurso en un portaviones retirado anclado en el río Hudson.

Pero no es probable que Trump tenga un cálido recibimiento. Varias protestas están planeadas en toda la ciudad, incluyendo cerca del USS Intrepid y junto a su casa en la Trump Tower, amenazando con trabar el tránsito en Manhattan y generar imágenes de una ciudad rechazando a su famoso hijo.
"Miles de personas están listas para protestar contra Donald Trump", dijo Steven Choi, director ejecutivo de la New York Immigration Coalition, coorganizadora de una de las protestas grandes. “En el primer viaje del presidente de regreso a la ciudad de Nueva York, el mundo nos verá levantándonos y oponiéndonos de nuevo a él”.

El departamento de policía de Nueva York se prepara para la visita con la mirada atenta en las manifestaciones. La participación es incierta, pero los activistas están usando Facebook y otros medios sociales para convocar a manifestantes a varias localidades en la ciudad para expresar rechazo a sus políticas de inmigración, salud y otras.

Centenares de policías estarán asignados a la seguridad de la presentación de Trump en el Intrepid y muchos más estarán en cuadras cercanas listos para caso de que sean necesarios en arrestos. Intensas medidas de seguridad están implementadas ya en la Trump Tower, donde el Servicio Secreto y policías fuertemente armados han usado barricadas, retenes y cierres de calles para proteger el rascacielos donde el presidente tiene un apartamento.

No se espera que el presidente pase la noche en el edificio, pudiera visitarlo brevemente antes de pasarse el fin de semana en su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey. Su viaje a la ciudad es para marcar el 75to aniversario de la Batalla del Coral Sea, un importante conflicto naval de la II Guerra Mundial en el que fuerzas estadounidenses y australianas frenaron un avanza estratégico de Japón.
Trump pronunciará un discurso en el U.S.S. Intrepid, un portaviones de la II Guerra Mundial, y se reunirá con el primer ministro australiano Malcolm Turnbull. Será el primer contacto entre los dos desde que tuvieron una contenciosa conversación telefónica en febrero.

Trump fue visto por última vez en Nueva York el 19 de enero, el día antes de prestar juramento como presidente, cuando dejó el rascacielos donde vivió durante más de 30 años para volar a Washington. Su esposa Melania y el hijo de ambos, Barron, de 10 años, se quedaron en la ciudad.


>
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua