Sábado 06 de mayo de 2017


"Es el hombre perfecto, pero en la cama no siento nada”, confiesa Marta. “Sus caricias no provocan ningún efecto en mí”, reconoce Nadia. “Es una chica magnífica, pero no me excita”, comenta Francisco. La incompatibilidad sexual se caracteriza por una ausencia de sensaciones y un desacuerdo tanto en el plan físico como psíquico. Cuando la frecuencia y las fantasías sexuales son tan distintas, el erotismo desaparece. “En algunas parejas, la conexión sexual sencillamente no existe y, por lo tanto, les cuesta mucho excitarse”, explica la sexóloga Valérie Doyen. En resumen, nunca se llega a la relación sexual.

Lo más habitual es que, ya desde los primeros encuentros, la pareja ya note si entre ellos hay chispa o no. “Los cuerpos tienen una química, una magia especial que puede ser independiente de los sentimientos del corazón”, precisa la experta. Un simple beso ya puede decir mucho sobre la compatibilidad sexual. Cuando salta esa chispa, aumenta la excitación y el deseo, y los amantes están en la misma onda.

Los códigos de atracción
Muchos son los factores que intervienen en el juego de la atracción sexual de dos personas y que indican incompatibilidad.
“Quizá nos sentimos atraídos visualmente por una espalda musculada, o por unas manos que ponen todos nuestros sentidos en alerta…”, comenta Valérie Doyen. El físico tiene un papel importante y, para algunos, el trasero, el pecho o los labios son partes específicas del cuerpo que estimulan la libido.

Sin embargo, cabe decir que hoy en día nadie vive desnudo así que hay que ser más sutiles. Utilizamos nuestro cuerpo para enviar mensajes a los demás y así activar las neuronas cargadas de erotismo. “Una cita en traje de baño en la playa puede suscitar una excitación que desaparecerá cuando os volváis a ver vestidos”, ilustra la sexóloga.

En cuanto a los códigos de atracción, la primera posición se la lleva el carisma, el encanto personal. Pero la tonalidad de la voz, la mirada, la sonrisa, la forma de contonearse… todos son factores de erotización.

Así pues, las maneras para “verificar” la compatibilidad sexual son muchas y bien distintas. “Antes de pasar a la acción, ya tenemos mucha información”, señala la experta.
Incompatibilidades múltiples

La incompatibilidad puede tener varias caras y manifestarse por distintos motivos. En algunos casos, es un obstáculo insalvable, pero otros merecen que la pareja busque una vía erótica más compatible.

Falta de química
Esa etapa inicial de pasión desenfrenada y ardor sexual no siempre es igual para todo el mundo. En ciertos casos, la incompatibilidad sexual está presente desde el primer día. Los sentimientos están ahí, pero no hay rastro de excitación, ni de placer.

Cómo superar ese obstáculo: La magia del cuerpo es un verdadero misterio que, a medida que pasa el tiempo, va perdiendo intensidad. “Sin embargo, recuperar esa química cuando la chispa nunca llegó a aparecer puede ser complicado, por no decir imposible”, alerta Valérie Doyen. Si la pareja no muestra interés en el sexo, la relación se basará en otros valores comunes y, por lo tanto, la incompatibilidad no representará un obstáculo. En caso contrario, hay que ser consciente de que el esfuerzo no bastará para resolver el problema.

Incompatibilidad de expectativas 
La incompatibilidad puede deberse a una modalidad sexual distinta. Los motores de excitación son específicos de cada uno. Es posible que, con el paso del tiempo, las expectativas cambien o que ciertas prácticas pasen a ser inaceptables. A veces, un rechazo a hacer una felación o a probar la sodomía puede inducir una incompatibilidad que, al final, acaba por instalarse.

Cómo superar ese obstáculo: En un primer momento, es importante establecer ciertos compromisos. Empieza por escribir una lista de expectativas y después haz una encuesta personal. ¿Hasta dónde es aceptable? ¿Por qué no es posible? ¿Qué hay en juego? “No se trata de forzar la situación, sino de descubrir qué puedes hacer para disminuir la frustración y encontrar una vía de compatibilidad”, precisa la sexóloga. Al final, siempre hay una posibilidad de enriquecer la sexualidad.

Incompatibilidad de frecuencia
“Es, sin duda alguna, el escollo más habitual”, lamenta Valérie Doyen. Muchas parejas se enfrentan a este problema. Entre los niños, el cansancio, el estrés… las mujeres no siempre están dispuestas a responder a una exigencia sexual que perciben como demasiado frecuente. Cuando el rechazo es sistemático, la frustración se vuelve crónica y se convierte en una incompatibilidad. Nunca es el momento adecuado y, por lo tanto, ambos siguen un tempo distinto.

Cómo superar ese obstáculo: ¡No existe una frecuencia perfecta! En casos de incompatibilidad, es algo puntual. Si al principio había magia y atracción, cuando te topes con este problema, existen varias posibilidades para recuperar la compatibilidad sexual. “La penetración no es la única vía erótica de la pareja; el abanico es bien amplio: caricias, juegos pícaros, platos sensuales, masajes… todo ello puede estimular los sentidos y el deseo. ¡Es un buen modo de recuperar el tiempo perdido!”, asegura nuestra experta.
C. Maillard


>
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua