.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Domingo 21 de mayo de 2017

Los conflictos y la violencia criminal o de pandillas obligaron a 400.000 personas en Latinoamérica y el Caribe a huir dentro de su propio país en 2016, según un informe publicado hoy por el Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC) y el Consejo Noruego para Refugiados (NRC).
Únicamente dentro de El Salvador, 220.000 personas fueron desplazadas internamente por la violencia, las desapariciones forzadas y violencia sexual en 2016, según el Informe Mundial sobre Desplazamiento Interno. Colombia (171.000), México (23.000), Honduras (16.000) y Guatemala (6.200) también tuvieron un número importante de personas desplazadas por la violencia criminal.

En total, 8,1 millones de personas vivían en condición de desplazamiento en Latinoamérica y el Caribe debido a los conflictos y la violencia hasta finales de 2016, lo que pone en evidencia la naturaleza a menudo prolongada del fenómeno del desplazamiento interno. A nivel mundial, los conflictos, la violencia y los desastres causaron 31,1 millones de nuevos desplazamientos internos en 2016.

Los desastres desplazaron tres veces más personas que los conflictos, con 24,2 millones en comparación con 6,9 millones. La mayoría de los nuevos desplazamientos provocados por desastres registrados en 2016 estuvo relacionada con riesgos meteorológicos tales como inundaciones, tormentas, incendios forestales y condiciones invernales severas. 1,8 millones de personas más fueron desplazadas por los desastres en la región, la mayoría de ellas en Cuba, donde el huracán Mathew obligó a casi uno de cada 10 habitantes a abandonar sus hogares y buscar refugio en lugares más seguros.

Con una situación en la que muchos países de la región ya de por sí están teniendo dificultades para gestionar el riesgo de desastres, y en la que el cambio climático y la intensificación de los fenómenos meteorológicos extremos son una amenaza constante, se espera que la escala de los futuros desplazamientos siga en aumento. Christian Visnes, director regional de NRC en América Latina dijo: "La violencia generalizada y la delincuencia han agravado considerablemente las necesidades humanitarias en Honduras, El Salvador y Guatemala.

Es urgente reconocer la importancia de brindar ayuda humanitaria y responder a las necesidades de los desplazados internos o las personas en riesgo de desplazamiento en los países de Centro América". El Secretario General del NRC Jan Egeland dijo: "en 2016, cada segundo una persona se vio obligada a huir de su hogar dentro de su propio país. El número de desplazados internos ahora supera por el doble al número de refugiados.

Es urgente volver a posicionar el tema del desplazamiento interno en la agenda mundial". 2 El informe reveló una clara relación entre el desplazamiento interno y el movimiento transfronterizo. Por ejemplo, el 70 por ciento de las mujeres solicitantes de asilo procedentes de El Salvador, Guatemala y Honduras ya eran desplazadas internas antes de tomar la decisión de huir al extranjero.
La Directora del IDMC Alexandra Bilak dijo: "a pesar de que el desplazamiento interno es el punto de partida de muchos viajes sin regreso, en la actualidad ha sido eclipsado por el enfoque global en los refugiados y los migrantes.

Tenemos que reconocer que, sin el tipo adecuado de apoyo y protección, un desplazado interno hoy puede convertirse en un refugiado, un solicitante de asilo o un migrante internacional mañana". Sin embargo, el año pasado se gastó más en ayuda para el reasentamiento de refugiados en países donantes que en los países donde se originan las crisis de desplazamiento.


El Informe Mundial sobre Desplazamiento Interno señala que el fenómeno del desplazamiento continuará a menos que dirijamos la atención política y los fondos a los factores subyacentes de la pobreza, la fragilidad del estado y el cambio ambiental global. "Los hallazgos del Informe Mundial sobre Desplazamiento Interno reflejan una situación de indiferencia internacional, ausencia de rendición de cuentas y fracaso de los Estados para proteger a su propia gente," dijo Bilak.

>