Bogotá, mayo 2017 - La labor de un grupo de expertos de GECOLSA, da cuenta del rescate y restauración de dos excavadoras desde el interior de la selva chocoana, en un recorrido que puso a prueba la tenacidad de un equipo interdisciplinario, hasta la ciudad de Bogotá, donde las máquinas fueron restauradas.

Un reto logístico sin precedentes
Desde el municipio de Lloró, reconocido por ser el lugar más lluvioso del mundo enclavado en la selva chocoana, arrancó la travesía de estas Excavadoras CAT®, que según describen los primeros registros técnicos se encontraban en condiciones adversas y no podían moverse por sus propios medios. La zona en la que fueron halladas tenía mucha pendiente y fango, condiciones que dificultaban el traslado y amenazaban con deteriorar más los equipos.

El desafío implicaba transportar la maquinaria incinerada hasta la ciudad de Bogotá para su posterior restauración. Sin embargo, las difíciles condiciones climáticas y geográficas hicieron de esta labor un esfuerzo sin antecedentes, que implicó el trabajo coordinado de colaboradores de la compañía en estas regiones del país.

Este itinerario incluyó largas horas de navegación en planchón a través del Río Atrato y el complejo desembarco en el municipio de El Arenal. Así mismo el personal técnico que lideró esta operación debió remover partes fundamentales para la estructura de la maquinaria y volverlas a ubicar según la complejidad del terreno, manteniendo la poca funcionalidad que le quedaban a las mismas.