.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Miércoles 24 de mayo de 2017

Tegucigalpa, Honduras - La Corporación Municipal del Distrito Central, por unanimidad de votos y en un cabildo abierto, tomó la decisión de desafectar un lote de terreno para cederlo en dominio pleno a la Iglesia Católica, con el objetivo de construir un templo y otras obras de beneficio comunitario en la zona 8 de la colonia Cerro Grande, de Tegucigalpa.

Tanto la iglesia como vecinos de ese sector han venido gestionando la posesión de la parcela desde el 2008, por lo que la municipalidad en una sesión abierta con pobladores determinó concederles el área de carácter comunal que se encuentra como terreno baldío.

Aunque inicialmente la solicitud era por un lote de siete mil doscientas varas cuadradas, solamente se otorgaron dos mil 500 varas cuadradas, que es el área edificable, quedando las restantes disponibles para convertirlas en un sitio de esparcimiento que estará al servicio de la comunidad.

El cabildo abierto fue presidido por el vicealcalde, Juan Carlos García, y en el mismo se presentó la opción de apoyar a otra parte de los vecinos de la zona 8 de la Cerro Grande, que están interesados en que también en el lugar se construya un centro educativo.

“Ha sido mucho tiempo de oración, de esfuerzo, de trabajo, de seguir los procedimientos, de paciencia, estarle pidiendo a Dios y de tratar de ir integrando a la comunidad, para que podamos tener un espacio para servir a Dios” en la zona, manifestó el párroco de la iglesia El Salvador del Mundo de esa colonia, Gilberto Chávez.

El templo será de mucho beneficio para los habitantes, porque tendrá un espacio de estacionamiento vehicular, un sitio de recreación, cancha deportiva y posiblemente un dispensario médico, entre otras obras que podrían construirse en el terreno para atender a las personas más necesitadas, precisó.

Añadió que “aquí creo que vamos a tener un espacio amplio para poder hacer muchas cosas como muchas parroquias grandes” pues se podrán edificar proyectos grandes y de considerable beneficio para la colectividad.

Calificó como “un sueño” haber logrado lo propiedad, en la que se comenzará la obra planificada una vez que obtengan los permisos correspondientes para su construcción “por la gracia de Dios”.

Por su parte, el vicepresidente del patronato provisional del sector 8 de la Cerro Grande, Arnold Padilla, estimó que “toda obra que sea en beneficio de la comunidad es bien recibida” y si bien fueron directivos anteriores los solicitantes, “lo tomamos con buenos ojos” y por eso le dieron seguimiento a la petición.

“Sí esperamos que se nos abran los espacios para que nos puedan otorgar terrenos adicionales para hacer obras como escuela, parques y centros comunales, confió el dirigente.


Consideró que “este es un proceso que lleva bastante tiempo”, pero van a gestionarlos porque los corporativos “nos dejaron las puertas abiertas y están a favor de que nos puedan apoyar a hacer el traspaso de otro terreno para poder construir un centro educativo.

>