.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Viernes 21 de abril de 2017

Tegucigalpa, Honduras - “Mi satisfacción es que hemos dado lo mejor que tenemos: servir al pueblo  dejando nuestra familias en nuestros hogares”, expresó el agente de Policía Jaime Zelaya al referirse al intenso trabajo realizado en Semana Santa para brindar seguridad a los vacacionistas.

Por más de 28 años Zelaya, actual agente de la Dirección Nacional de Viabilidad y Transporte (DNVT), ha formado parte de la Policía Nacional, por lo que brindar seguridad a la ciudadanía es una labor que realiza con “esmero y dedicación”.

Durante el periodo de Semana Santa, la Policía Nacional desplazó 12,468 agentes y oficiales por todo el territorio nacional para brindar seguridad en los ejes carreteros y centros de recreación, así como mantener el orden en las ciudades y distintas comunidades.

Por instrucciones del presidente Juan Orlando Hernández, brindar seguridad a los turistas fue una de las prioridades durante la Semana Santa del Comité Nacional de Prevención en Movilizaciones Masivas (Conapremm), del que forman parte la Policía Nacional, la DNVT y otras instituciones.

“Nuestro deber como policías es como dice el lema: Servir y Proteger, que es la consigna que tenemos, proteger al ciudadano cuando lo necesite…, hacerlo sentir que tiene un amigo”, agrega el agente que comenta su agradecimiento con la institución.

Durante el periodo de verano, la DNVT reportó el fallecimiento de ocho personas producto de accidentes viales, el decomiso de 5,776 licencias de conducir por la comisión de faltas varias y 476 por conducir bajo los efectos del alcohol.

A estos 476 conductores se les aplicará la Ley de Embriaguez, la cual establece sanciones como la suspensión de la licencia por un periodo de seis meses hasta la suspensión definitiva, y al pago de una multa que oscila entre el medio y dos salarios mínimos.

Durmiendo en la playa

Debido a las óptimas condiciones en que se encuentran las carreteras del país, y a pesar de los trabajos que se ejecutan en algunas de ellas, 3.3  millones de veraneantes aprovecharon para viajar a las playas, muchos de los cuales no lograron hospedarse en los hoteles, que ya no tenían habitaciones disponibles.

Ante la presencia de la Policía de Turismo, muchos vacacionistas optaron por dormir en las playas mientras los agentes cuidaban su sueño para que nada irrumpiera su tranquilidad y logrando así una cero incidencia delictiva en las playas.

“En Tela tuvimos la experiencia de que muchos veraneantes no pudieron encontrar hospedaje y recurrieron a obtener un descanso en la vía publica y nosotros los policías de Turismo garantizamos la seguridad de ellos”, mencionó el Clase I, Fredy Zúniga.  

La Policía de Turismo también tuvo la responsabilidad de brindar seguridad en las actividades religiosas realizadas en las principales ciudades del país, entre ellas San Pedro Sula, Tegucigalpa, Comayagua, Siguatepeque y otras.

“Nuestra mayor satisfacción fue no tener ningún tipo de incidencia en los lugares donde se prestó seguridad como ser playas, balnearios y en los actos religiosos”, comentó Luis Rodas, agente de la Policía de Turismo.

En el dispositivo de seguridad implementado durante la Semana Santa también participaron los agentes de la Policía Comunitaria, la cual se desplazó a barrios, colonias y distintas comunidades para brindar seguridad a los ciudadanos que se quedaron en casa.

“Estuvimos las 24 horas trabajando brindando seguridad en las comunidades, es nuestra labor encomendada sin reportar ningún percance durante esta Semana Santa”, expresó el Clase I, Wilfredo Mendoza, asignado a la estación policial de El Durazno, en Tegucigalpa.

Durante la semana de verano, turistas nacionales y extranjeros disfrutaron de los paraísos naturales que les ofrece Honduras, con carreteras en buenas condiciones y con pasos habilitados disminuyendo el tiempo de viaje.

En ese tiempo la ciudadanía pudo divertirse sin preocuparse de su seguridad, ya que en todo momento contaron con el resguardo de los agentes del orden que trabajaron de manera continua, durante todo el periodo de Semana Santa.  

Cifras de importancia

5,776 licencias de conducir fueron decomisadas en Semana Santa.

476 conductores en estado de ebriedad fueron requeridos y se les suspendió su licencia.

12,468 agentes y oficiales de la Policía Nacional brindaron seguridad a los turistas nacionales y extranjeros.

3.3 millones de personas se desplazaron a sus lugares de origen y zonas turísticas.

>