.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Martes 25 de abril de 2017

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, expresó hoy su rechazo a que el Parlamento despenalice el aborto mediante una reforma al Código Penal, tema que de nuevo a vuelto a dividir la opinión de los hondureños en las últimas semanas.

Hernández dijo a periodistas que el único que puede dar y quitar la vida es "Dios" y que el debate del Código Penal que está en el Congreso Nacional (parlamento) quiere "verlo en un concepto mucho más amplio".

"Quiero reiterar al pueblo hondureño, para quien no lo sabe, que el nuevo Código Penal no fue una iniciativa del poder Ejecutivo, fue una iniciativa del propio Congreso Nacional, obviamente, en base a las atribuciones que constitucionalmente el Congreso tiene", subrayó.

Dijo además que su partido, el Nacional, ha tenido "una posición clara y definida siempre" en torno al aborto.

"Entiendo que los diferentes diputados que están en las comisiones o cargos de liderazgo en el Congreso, que representan también a mi partido, han sido enfáticos, que nuestro partido es un partido que tiene un pensamiento pro vida", recalcó.

El tema está próximo a ser discutido en el Parlamento pero en las últimas dos semanas diversos sectores, entre ellos las iglesias católica y evangélica, han expresado su rechazo a la despenalización, sin faltar los que están a favor, como organizaciones de mujeres.

"Esperaría yo que la mayoría de los diputados también tengan esa misma posición. En todo caso, me parece que el pueblo hondureño se está haciendo sentir" sobre el tema, dijo Hernández.
Además advirtió que si el Parlamento tomara una decisión diferente, los hondureños saben cuál es el instrumento jurídico (el veto) que el presidente del país tiene para detener cualquier decisión que no vaya de acuerdo al respeto a la vida.

El aborto es penalizado en Honduras en todas sus formas desde 1997 y las mujeres halladas culpables pueden ser condenadas hasta a diez años de prisión.

Este martes decenas de evangélicos y de otras organizaciones contra el aborto protestaron frente a la sede del Parlamento en Tegucigalpa pidiendo que no sea aprobada la despenalización.
Por su parte, el estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos indicó en un comunicado que "las excepciones sobre el aborto deben estar sujetas a criterios y controles científicos para evitar que puedan injustificadamente utilizarse y buscar su generalización para privar arbitrariamente de la vida al que está por nacer".

El organismo recomendó celebrar un debate legislativo, objetivo y documentado que tenga presentes las normas nacionales e internacionales que reafirman la penalización, en general, del aborto.
Recomendó además examinar las excepciones expresas que, en otras legislaciones y en la de Honduras, se han admitido para casos muy graves y fácilmente verificables.

Organizaciones femeninas consideran que una mujer que ha sido violada por un desconocido o un familiar, por ejemplo, lo que es muy común en Honduras, debe tener el derecho a abortar. EFE


>