.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Lunes 10 de abril de 2017

TABIO, Colombia (AP) — Mientras El Chapo pasaba sus últimos meses aislado en una prisión mexicana, en Colombia se montaba una operación sigilosa para recrear los escenarios de una vida de película y grabar la serie sobre el mayor capo la historia reciente.

Ante la falta de garantías de seguridad en México, Univision y Netflix tuvieron que trasladar en octubre la producción a varios puntos de Colombia, un país que en algún momento fue el epicentro del tráfico de drogas y la violencia en el hemisferio. Aquellos sitios se convirtieron en Sinaloa, Guadalajara y la frontera con Estados Unidos.

La grabación pasó desapercibida en Colombia, donde al momento de pedir permisos cambiaban el título real —"El Chapo"— por "Dolores de amor", para que pareciera una telenovela y evitaran llamar la atención. Incluso media decena de extras que fueron consultados durante un día de rodaje aseguraron desconocer la trama, en la que participaban como soldados por la mañana y sicarios por la tarde.

"Por cuestiones de seguridad siempre pensamos en irnos a otro país a contar la historia de una persona real que todavía vivía en México en el momento en que empezamos la serie", dijo a The Associated Press el productor Daniel Posada desde la localidad de Tabio, donde se ubicaba una de las locaciones.

"Colombia fue una buena opción porque tiene equipos muy preparados y visualmente es muy parecido a México", agregó sentado frente a una plaza colonial con una iglesia y un parque. Desde ahí, sólo faltaría subir la temperatura de la luz en la fase de posproducción para que el símil sea perfecto.

Posada aseguró que la producción, en la que participaron cientos de personas, no ha recibido amenazas del narcotráfico pese a que Guzmán sigue vivo y su cartel aún opera en México y tiene lazos con Colombia.

A diferencia de capos como Pablo Escobar, la televisión no esperó a la muerte de Guzmán para convertirlo en una estrella de ficción. La serie dedicada a su vida se estrenará el 23 de abril en Estados Unidos por Univision y un par de meses después en el resto del mundo a través de Netflix.

Para Marco de la O, el actor mexicano de 38 años que encarna al narcotraficante expatriado en enero a una prisión de máxima seguridad de Estados Unidos, lo más difícil fue recrear una personalidad de la que hay pocos registros visuales. Todos conocen su bigote, que se fugó dos veces de la cárcel y que amasó una de las fortunas más grandes del mundo, pero pocos saben cómo habla o cómo camina. 

¿Pensó alguna vez en retirarse? ¿Fue un buen hijo? ¿Cómo seduce a sus mujeres?
"Fue un reto personificar al Chapo por lo complejo que es... Es un personaje demasiado completo", dijo De la O a la AP.

Después del maquillaje, su parecido con el capo es estremecedor.

La investigación para escribir la serie empezó tres años atrás. El guion, que no pretende ser un documental sino la recreación de una historia anclada a la hemeroteca, se alimentó de reuniones semanales con un equipo de periodistas expertos en el tema, reportes de la agencia estadounidense antidrogas, estudios psicológicos a los que Guzmán fue sometido en la cárcel, libros y fuentes cercanas a él.

"No conozco un narcotraficante que haya tenido una vida funcional tan larga y de cada una de sus etapas han quedado testigos que nos han dado información que nos ha permitido hacer un balance de las características psicológicas y el semblante del personaje", afirmó Gerardo Reyes, director de la unidad de Investigación de Univision y asesor de la historia. El resultado final, subrayó, fue una combinación de la realidad y la ficción. "Como es normal, en algunas cosas estuvimos de acuerdo, en otras no", apuntó.


>