.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Jueves 20 de abril de 2017

CARACAS (Reuters) - El gobierno socialista de Nicolás Maduro se encuentra en "fase terminal" y las multitudinarias marchas, aunadas a la presión internacional, terminarán por convencerlo de convocar elecciones anticipadas, dijo el martes el líder opositor Henrique Capriles.

El abogado de 44 años, recientemente inhabilitado para ejercer funciones públicas durante 15 años, aseguró en una entrevista con Reuters que el Gobierno está viviendo su epílogo, acelerado en las últimas semanas después de que el poder judicial se arrogara prerrogativas del Parlamento opositor.
"Es un Gobierno que está en fase terminal", dijo Capriles en su oficina en una zona de clase media de Caracas, donde aún quedan restos de un incendio provocado por una bomba lacrimógena lanzada por la Guardia Nacional durante una protesta opositora hace poco más de una semana.

"¿Qué va a pasar? Esto va a ir en escalada (y) no va a quedarle más remedio a Maduro, a su régimen, a la dictadura, que tener que aceptar las elecciones libres y democráticas", agregó refiriéndose a la nueva ola de protestas antigubernamentales.

Venezuela ostenta la peor evolución económica de Sudamérica, de lo que la oposición culpa a Maduro. Sin embargo, el heredero político del fallecido Hugo Chávez se defiende asegurando que la responsable del descalabro económico es la oposición que libra una "guerra económica" en su contra.
Diversos gobiernos de Latinoamérica y Europa han instado a Maduro a garantizar la separación de poderes, a celebrar elecciones anticipadas, a liberar a un centenar de presos políticos y a permitir un canal humanitario para aliviar la escasez de alimentos y medicinas.

Su Gobierno ha pedido que no se entrometan en sus asuntos y ha reprimido las últimas protestas. Los enfrentamientos violentos entre manifestantes y fuerzas de seguridad han dejado cinco muertos, más de 500 arrestos y cientos de heridos en las últimas tres semanas, según grupos de derechos humanos.

¿CAPRILES PRESO?
Capriles, quien fue dos veces candidato presidencial pero ya no podrá optar por ese cargo debido a su inhabilitación "írrita", dijo que cree probable que el Gobierno pueda encarcelarlo como a otro líder opositor, Leopoldo López, preso desde principios de 2014.
"Esta dictadura del siglo XXI en las últimas horas ha dejado correr esa intención de pretender llevarme a la cárcel", advirtió. "Pero con eso no van a frenar el proceso de cambio que anda buscando el país, más bien van a acelerarlo".

Tras la inhabilitación a Capriles, quien sigue sosteniendo que le "robaron" las elecciones presidenciales de 2013 cuando se enfrentó con Maduro, los partidarios de la oposición le mostraron su empatía y salieron con más ahínco a protestar contra el Gobierno.

Pero muchos creen que el moméntum en la calle podría perderse si no se logran las exigencias, tal como sucedió tras una ola de violentas protestas en 2014 o, el año pasado, después de que las autoridades bloquearan un referéndum revocatorio que buscaba acortar el mandato de Maduro.
Para Capriles, sin embargo, las protestas no siempre congregarán un mar de gente como pretenden hacerlo el miércoles 19 de abril en Caracas y otras ciudades del país petrolero.

"No hay una sola forma de protesta: hay gente que está protestando porque no hay agua, porque tiene un día sin luz", dijo. "Al final, todo es presión social exigiéndole al Gobierno la solución, y la solución pasa por un cambio de gobierno".


>