.

.



Por Luis Vallecillo

Tegucigalpa M.D.C. La Asociación de Organismos No Gubernamentales (ASONOG) con el Apoyo de la Fundación Ebert Stuttgart presentaron tres estudios sobre los impactos de la minería en Honduras y propuestas desde la sociedad civil.

El primer estudio realizado y presentado por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras dando un mapeo interactivo del estado actual de las concesiones mineras en Honduras mostrando áreas geográficas que los mismos pobladores desconocen que han sido concesionados esos territorios mediante autorización estatal sin consulta previa para su explotación.

José Luis Palma detallo en este estudio que “el ente del Estado que debe de llevar el conteo de las concesiones mineras es catastro minero que es poco conocido, pero si existe que es impulsado por el banco mundial estas instituciones”

La Explotación minera es intensiva, lesiva al medio ambiente y es causa de enfermedades, pobreza, muerte y destrucción de seres humanos, ecosistemas y de la naturaleza en general.

Palma determino que “hay 593 concesiones mineras hasta el 2015 hay 218 que son metálicas y 375 no metálicas y no se incluye de piedras preciosas o gemas, pero lamentamos eso”
Uno de los principales problemas de la minería metálica a cielo abierto es la contaminación de nuestro suelo y principalmente el agua, de todos los contaminantes de los cursos de agua, el drenaje acido de minas es uno de los más graves por su naturaleza, extensión y permanencia del daño.


El segundo estudio que aborda el análisis en el marco del régimen fiscal y tributario del sector minero, se presentó con el propósito de valorar la contribución económica del país en ese sentido se busca contribuir para que las comunidades y tomadores de decisiones valoren la relación costo-beneficio de la minería en Honduras.

Y este mismo estudio revela que la industria minera no logra aportar con el pago de los impuestos un monto considerable al PIB nacional ya que los montos pagados y los pendientes de pagar no representan un significativo aporte al fisco en relación al costo de los daños que se general al ecosistema y las repercusiones en la salud de los habitantes.

Por su parte Miguel Ángel López Presidente de la Comisión Ambiental   de la Comunidad de Azacualpa, La Unión, Copán explico que no solo ha sido un gran impacto ambiental si no que “también ha sido un impacto psicológico y la violación a nuestros derechos, a nuestros derechos a la vida, derecho a los bienes privados a los que tenemos muy grande el impacto ha sido grande…. Ya que esta empresa minera solo ha dado pobreza y destrucción y contaminación a las aguas del departamento de copan”

En las zonas mineras hay una mayor incidencia de enfermedades respiratorias y de la piel contaminación con metales pesados que se vierten en los principales ríos de Honduras, cuyas aguas son utilizadas para el consumo humano generalmente sin tratamiento afectando la salud y la ganadería.

El tercer y último estudio presentado como “En Honduras, Defender la vida es un pecado” de Nick Middeldorp que llego al país tocado por los rumores que se escuchan hasta el exterior de la realidad que enfrentan las comunidades y sectores vinculados a las industrias extractivas.

Middeldorp menciono que “la propuesta de la sociedad civil es reformar la ley de minería en el tema de minería de cielo abierto para prohibir este tipo de minería asi como se dio muy recientemente esta prohibición en El Salvador”


“esta investigación que realice, la minería genera conflicto social en el país en las comunidades y sobre todo por el uso del agua y ahora las empresas mineras tienen acceso ilimitado al agua entonces eso pone en riesgo la salud y pues también la sobre vivencia de los campesinos en sus cultivos y básicamente es una competencia de quien usa el agua, de quien tiene derecho al agua y la industria minera con la actual ley tiene privilegios” explicó Middeldorp

Entre otros daños causados por las actividades mineras a cielo abierto se incrementa el consumo de drogas, daños a las viviendas producto de deterioraciones con dinamita desintegración familiar, desaparición de la flora y fauna, enfrentamiento entre los pobladores, criminaliza los liderazgos entre otros.

El desarrollo de las consultas a las comunidades es un factor importante y por ello se propone desde esta plataforma el Plebiscito Municipal que compete a las comunidades decidir si se da o no concesiones mineras sin concesiones desde lo nacional y sin ningún tipo de presión a la comunidad o líderes que se oponen a ello.

>
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua