.

.


Viernes 24 de marzo de 2017

EFE - Madrid

Bancos y entidades internacionales siguen sin retirarse del proyecto hidroeléctrico de Agua Zarca en Honduras, parado tras el asesinato hace un año de la activista Berta Cáceres, quien se opuso al mismo, ha denunciado hoy en rueda de prensa su hija Laura Zúñiga Cáceres.

"Seguimos luchando porque se haga justicia, porque se detenga a los actores intelectuales del asesinato de mi mami", ha manifestado Zúñiga Cáceres, quien recogerá esta tarde en Casa América el premio Artemio Precioso de Greenpeace para reconocer la labor de Berta Cáceres en defensa de los derechos de los pueblos indígenas en Honduras.

En una rueda de prensa en la sede de Greenpeace, Zúñiga Cáceres ha estado acompañada por el único testigo del asesinato de Berta Cáceres, el activista mexicano Gustavo Castro, quien ha coincidido con Laura en exigir al Gobierno hondureño la detención de los "autores intelectuales" del crimen cometido en Honduras, del que el pasado 2 de marzo se cumplió un año.

El asesinato de su madre ha convertido a Berta Cáceres en un "símbolo colectivo que representa a todo el pueblo hondureño, al de América Latina, de la vida y del planeta", ha dicho Zúñiga, un símbolo que "nos impulsa a seguir luchando y soñando para enfrentar a las empresas" que emprenden estos proyectos.

A pesar de que ayer el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, tras un encuentro en Washington con el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, reconoció el "importante progreso" de este país centroamericano en la lucha contra el crimen y la corrupción, tanto Zúniga como Castro han denunciado que la corrupción y la impunidad en el caso del asesinato de Berta Cáceres siguen latentes.

Ha sostenido asimismo que pese a las denuncias sobre la usurpación de tierras a pueblos indígenas para la construcción de proyectos energéticos, de agua, cultivos y deforestación, en Honduras, tras el golpe de Estado de 2009, se siguen haciendo estas concesiones a empresas nacionales e internacionales por parte del Gobierno sin auditorías o estudios de impacto medioambiental o económico.

Esas concesiones, ha añadido, reciben financiación de instituciones como el Banco Mundial, la Unión Europea y bancos europeos.
Ayer el presidente hondureño informó tras su visita a Washington de la entrega de dos préstamos por un monto de 942 millones de dólares: uno del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de 632 millones de dólares, y el segundo del Banco Mundial (BM) por otros 310 millones.

La hija de Berta Cáceres ha denunciado, además, el apoyo que la UE sigue proporcionando a Honduras, y la del Gobierno español con la financiación para elaborar un nuevo Código Penal que castiga "a los defensores y luchadores de los derechos humanos".

"Vivimos en la impunidad", ha advertido, y ha señalado que esta situación es una "puerta abierta contra la indefensión de los luchadores de los derechos de los pueblos, sobre todo mujeres".
"Hay muchas Berta Cáceres, y muchos hijos de activistas asesinados", por lo que ha pedido que no cese la presión internacional para el esclarecimiento del caso, porque en su familia, al igual que Castro, están convencidos que si ésta cesa, el caso caerá en el olvido y no habrá justicia.

A la rueda de prensa han asistido también el director ejecutivo de Greenpeace España, Mario Rodríguez; la portavoz de la ONG de derechos humanos Global Witness, Laura Furones; y la ingeniera despedida de Acuamed tras denunciar el caso Azahara Peralta.

>
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua