.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Sábado 25 de julio de 2015 – 03:30 PM

PROVIDENCE, Rhode Island, EE.UU. (AP) — Una misteriosa explosión en una playa de Rhode Island probablemente fue causada por la combustión de hidrógeno que se acumuló a causa de un cable de cobre corroído bajo la arena, anunciaron los investigadores.

Las autoridades pasaron casi dos semanas tratando de averiguar qué ocurrió el 11 de julio en Salty Brine Beach en Narragansett, cuando los testigos oyeron una intensa explosión y vieron volar una mujer de Connecticut contra un muelle. La policía casi inmediatamente descartó que se tratase de un explosivo o un acto intencional, pero los científicos se quedaron intrigados.

Janet Coit, directora del Departamento de Gestión Ambiental, dijo el viernes que expertos de la Escuela de Oceanografía de la Universidad de Rhode Island lo atribuyeron al hidrógeno despedido por la corrosión de un cable de cobre abandonado que había sido utilizado por la Guardia Costera.

Científicos y funcionarios creen que la playa es segura y que la explosión fue resultado de una extraña combinación de hechos, afirmó Colt.
La directora agregó que los científicos tomaron el viernes 10 muestras para determinar si había hidrógeno en la playa y no hallaron nada.

Arthur Spivack, oceanógrafo y experto en geoquímica en la escuela de oceanografía que participó en la investigación, explicó que la combustión de hidrógeno es la reacción química más sencilla. "Todo lo que hace falta es tener una mezcla adecuada de hidrógeno y oxígeno para la combustión", afirmó. "Todo lo que hemos observado concuerda con la combustión de hidrógeno".

Agregó que hace falta una cantidad muy leve de energía para que arda el hidrógeno, incluso la electricidad estática en el cabello.
La mujer que resultó herida había estado fumando en la playa, pero las autoridades no saben si lo estaba haciendo precisamente antes de la explosión, dijo Coit. Kathleen Danise, de 60 años, residente en Connecticut, padeció la fractura de dos costillas y magullones.

La playa reabrió el martes.

>