.

.
» » » Es un reto para hondureños romper “círculo vicioso” que forman la corrupción y la impunidad


Domingo 12 de julio de 2015 – 02:00 PM

Tegucigalpa, Honduras - Romper el “círculo  vicioso” que forman la corrupción y la impunidad, es uno de los retos que deben enfrentar todos los hondureño, según se destaca en un informe especial sobre “la situación de tensión social” que se vive en Honduras, divulgado por el estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH)

El reto que enfrentamos, según el CONADEH,  es romper ese “círculo vicioso” que forman  en el país,  la corrupción,  la impunidad, la desconfianza, la violencia y la inseguridad, atacando las causas de la criminalidad.

Recomienda que se deben ofrecer medidas en el ámbito social, con educación, trabajo, participación de la población, salud y otras que mejoren las condiciones de vida de los habitantes en el país. 

Roberto Herrera Cáceres, titular del CONADEH, declaró que el Plan de Acción “Vanguardia de la Dignidad Humana”, que impulsa desde enero de 2015,  tiene como uno de sus objetivos el impulso a la democracia efectiva dentro del Estado de Derecho.
En el mismo se contempla defender el imperio de la Constitución y las leyes, dar seguimiento al proceso de depuración de los operadores de justicia, impulsar la buena gobernanza municipal y nacional y coadyuvar a la lucha contra la corrupción y la  impunidad.

De acuerdo al defensor del pueblo, la impunidad se manifiesta en el país  cuando no se realizan investigaciones, no se hacen requerimientos fiscales ni se judicializa o concluyen los  juicios, no se aplica la pena, no se ejecutan las órdenes de captura o la persona no está en prisión.

Debilidades, que según Herrera Cáceres,  se presentan por ineficacia, incapacidad, complicidad o corrupción.
En Honduras, la impunidad se manifiesta en gran parte de los delitos cometidos, en especial en contra de personas de grupos o sectores determinados, como abogados, jueces, fiscales, periodistas, policías, taxistas, conductores de buses, mujeres y personas de diversidad sexual.

Honduras vive una de sus peores crisis de violencia delincuencial
El informe del CONADEH establece que, en la actualidad, Honduras vive una de sus peores crisis de violencia, delincuencia, inseguridad, corrupción, impunidad, desconfianza e incertidumbre, situación que tiende a afectar negativamente, aún más, el debido cumplimiento y respeto de los derechos humanos.

Añade que la vulneración de los derechos humanos en particular contra la vida, la integridad física, salud, seguridad, trabajo, opinión y libre expresión del pensamiento,  aumentó en los últimos años debido a factores incidentales  como la delincuencia, la corrupción, el crimen organizado y la impunidad.

Es lamentable, establece el documento,  que el crimen organizado haya penetrado las estructuras del Estado y se haya perdido la fortaleza de las instituciones en el país.

En el mismo se aboga  por el fortalecimiento de la institucionalidad del Estado para hacerle frente a todos esos males que en el presente siglo han aumentado las violaciones a los derechos humanos en Honduras.

Una de las acciones emprendidas hasta ahora por los ombudsman integrados en el Consejo Centroamericano de Procuradores de Derechos Humanos (CCPDH) es instar a los gobiernos de Centroamérica a reconocer la existencia de desplazamientos forzados por la violencia y la delincuencia como una grave problemática de carácter regional.

La corrupción es una flagrante violación a los derechos humanos

El Defensor del Pueblo hondureño considera que la corrupción no debe ser vista únicamente como delito  frente al Estado sino como una vulneración  a los derechos humanos por los efectos negativos  que causa sobre los derechos individuales y colectivos de los pueblos.

Señaló que la injusticia social se genera en el país  por la falta de mecanismos de control de la corrupción y de la impunidad.
En su criterio, actos de corrupción, como los cometidos en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS)  no deben quedar impunes y los corruptos tienen la obligación de  proceder a reparar los daños causados a las personas afectadas.

Indicó que el combate contra la corrupción no solo debe de verse como un fin sino como un punto que permita, bajo nuevas fórmulas, relanzar al país hacia la búsqueda del desarrollo nacional.
Insta a conducir el destino de Honduras por la ruta de la dignidad

Desde el inicio de la crisis, el CONADEH ha recomendado, con insistencia, un diálogo cívico entre todos los sectores  para propiciar consensos y orientar a la solución de los problemas de mayor relevancia en el país.

Herrera Cáceres considera que ese diálogo cívico debe centrarse  en resultados concretos para impulsar el cambio y la transformación en el país.

“La sociedad democrática tiene que ser inclusiva  y, en este sentido, se tiene que escuchar, a través de un diálogo amplio, ya no solamente a los partidos políticos sino que también a los diferentes sectores de la población”, expresó.

Finalmente, destacó la importancia de conducir el destino de Honduras  por la ruta de la dignidad y el bienestar de todos los hondureños.


>
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua