.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Lunes 01 de junio de 2015 – 04:40 PM

Tegucigalpa, Honduras - El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, dijo hoy que ante el desbordamiento de la  violencia delincuencial en el país, es urgente una acción concertada  entre la sociedad  y el gobierno para hacerle frente a este fenómeno.

El ombudsman hondureño es del criterio que aunque se diga que el número de muertes violentas diarias se redujo a tal o cual porcentaje, para el CONADEH la perdida de una vida  es ya  un grave atentado a los derechos humanos de la persona y de la sociedad en su conjunto.

“Estamos desbordados” por la violencia pese a los esfuerzos que hacen las autoridades  por controlar ese desbordamiento y moverlo a causes que se puedan manejar, expresó.
Agregó, que lo importante es velar porque las medidas que se adopten sean más efectivas, que las investigaciones den resultados inmediatos y que las mismas permitan combatir la impunidad.

Herrera Cáceres recomendó al gobierno  que en su lucha contra la violencia delincuencial siga impulsando acciones con la cooperación de toda la sociedad.
Hay que avanzar en la lucha contra la impunidad porque la misma genera la reiteración y casi alimenta y estimula la comisión de nuevos delitos, apuntó

Según el defensor de los  derechos humanos, es necesario identificar y detener a los autores materiales e intelectuales de los hechos violentos  y dar ejemplos categóricos con la judicialización de cada caso  hasta obtener la sentencia correspondiente.

Es  necesario hacer esfuerzos conjuntos entre la sociedad y gobierno para que haya también un sistema de denuncia que sea confiable por parte de la ciudadanía y que haya un sistema de seguimiento de los casos denunciados para poder contrarrestar el delito en el país, acotó

Inseguridad en las unidades del transporte público es un problema nacional

El ombudsman hondureño advirtió que la inseguridad en las unidades del transporte público es ya un problema nacional que requiere de un mayor acercamiento entre las más altas autoridades del gobierno con los mismos transportistas para encontrarle solución.

“Es necesario buscarle una solución a la inseguridad que viven los pasajeros, conductores y ayudantes  en las interior de las unidades del transporte público donde con frecuencia ocurren hechos lamentables que culminan con la pérdida de vidas”, reiteró

Se debe tomar en cuenta, dijo Herrera Cáceres,  que el problema no solo afecta al transportista sino que afecta también a los pasajeros y que tenemos numerosos casos que ejemplifican que este es ya un problema nacional.

Se incrementa el número de muertes violentas unidades del transporte
En lo que va del 2015, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos registra casi medio centenar de hechos violentos en las unidades del transporte público con un saldo de al menos 60 personas muertas y casi 30  heridos, en su mayoría víctimas de las armas de fuego.

Producto de la ola de violencia en las unidades  del transporte público, perdieron la vida unos 20 conductores, más de  una docena de  ayudantes, más de 20 pasajeros y unos 4 propietarios.
Entre los pasajeros que perdieron la vida en circunstancias violentas figuran policías,  ex guardias de seguridad, operarios de maquila, maestros de educación, obreros y mujeres

También se registran casos en los que murieron violentamente  supuestos delincuentes ya sea en el momento  o después de cometer el asalto.
Se supone que algunos de los responsables de ejecutar acciones violentas en las unidades del transporte público están ligados al cobro de extorsiones.

De acuerdo al recuento de los hechos, los departamentos de Cortés, Francisco Morazán y Atlántida fueron escenario de la mayoría de los hechos violentos.
De acuerdo al CONADEH,  las unidades del transporte público continúan siendo, en el 2015, un  peligro latente y una  ocupación de alto riesgo para quienes la ejercen e incluso para los usuarios del mismo.

Herrera Cáceres considera que es urgente investigar la muerte en las unidades del transporte para que estos crímenes no queden en la impunidad.
Urgimos  se implementen medidas oportunas para evitar que más conductores de buses, taxistas   e incluso pasajeros sigan poniendo en riesgo su vida y su integridad física, dijo finalmente.

>