.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Viernes 26 de junio de 2015 – 06:50 PM

Río Esteban Balfate Colón.-  Un grupo de 30 mujeres emprendedoras,  desarrollaron un exitoso proyecto de reciclaje y manejo de desechos sólidos  con el cual, han logrado mantener limpias sus comunidades y  unos 600 metros de  playa;  reducir los brotes de malaria,  conservar la biodiversidad en sus distintas cuencas hidrográficas y zonas costeras.

El proyecto  de desechos sólidos es  manejado por mujeres del grupo Mi  Esperanza número dos,  muchas de ellas  madres solteras,  que viven en un sector de Río Esteban,   Tibiniriba en lengua garífuna,    zona  llena  de paisajes y abundante fauna de la zona costera norte de Honduras.

Hortensia Robisnson Moreira, presidenta de la organización Mi Esperanza 2,  dijo que el éxito no está en vender el producto del reciclaje,  sino más bien  proteger la salud de la población,  con la   labor  de limpieza y reciclaje,  ellas están  aportando a la reducción de los  depósitos potenciales de  zancudos o mosquitos  principales transmisores de la malaria,  con mayor relevancia en estos lugares de clima  húmedo y lluvioso, donde en la década de los años 80 la Secretaría de Salud,  reportaba una alta incidencia de Malaria Plasmodium falciparum, que es el tipo más grave de esta enfermedad,  ahora   ya no se reportan casos.

Esta alternativa  de gestión empresarial ambiental,   se realiza  con el apoyo  Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), con fondos gestionados por el  Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD),  provenientes del  Fondo del Medio Ambiente Mundial (GEF), por sus siglas en Ingles,  apoyados por La Secretaría de Energía  Recursos Naturales y Minas (MIAMBIENTE).

Hugo Galeano Coordinador de PPD,  dijo que las damas de Río Esteban,  son un verdadero ejemplo de mujeres empoderadas en los procesos locales, en comunidades con bajo índice de desarrollo humano y esta iniciativa puede ser replicada a otras comunidades cercanas;  ya que ellas actualmente cuentan con 150 abonados que aportan por el servicio de recolección de basura y desechos sólidos;   lo cual indica que ellas también están generando jornales a través de la creación de puestos de trabajo.

La necesidad   de un tren de aseo  fue vista como oportunidad  por las mujeres para generar ingresos propios y sus familias,  con recolección,  clasificación  y posterior venta de desechos sólidos (latas de aluminio, botellas plásticas, laminas, pedazos de hierro) a la empresa Invema de San Pedro Sula,  replicando la experiencia de las mujeres misquitas (MIMAT). 

“A nosotras nos dieron una charla de concientización para cuidar el  medio ambiente y nos explicaron  que  una lata de aluminio  tarda 10 años de  tiempo en transformarse al estado de óxido de hierro;  pero las botellas de plástico no retornables tardarían hasta 100 años en poder desintegrarse en su totalidad,  eso nos preocupó  ya que mucha gente  tira las botellas y latas a la calle sin saber el daño que causa al  medio ambiente ”,  dijo una de las  líderes comunitarias  Yogema Cárcamo Vindel.

Estas comunidades no contaban con un sistema de recolección de basura,  por lo que antes la quemaban, al ver que la cantidad de basura aumentaba,   ellas solicitaron el apoyo a  Daniel Gavarrete alcalde municipal de Río Esteban,  para poder reparar el carro recolector de basura, y así tener  un sistema  comunitario que   ahora pasa dos veces por semana.
 Las calles, solares y casas de Río Esteban permanecen libres de desechos sólidos.
Ellas, recuerdan con agradecimiento el intercambio de experiencias realizado en visita a las exitosas Mujeres MIMAT de  Puerto Lempira, Gracias a Dios, que les permitió conocer la manera de cómo funciona una empresa de reciclaje.

Las calles y playas  de esta comunidad,  ahora permanecen limpias por el trabajo realizado  por estas  entusiastas mujeres;   con la llegada del  invierno se evita, que  latas y botellas plásticas sean arrastradas por la corriente y depositadas a los ríos y quebradas y que finalmente contaminen el sistema arrecifal  del caribe esmeralda hondureño, estas ejemplares mujeres, buscan hoy la compra de una compactadora, equipo importante para mejorar la eficiencia de ellas en este proceso de gestión ambiental.

>