Lunes 22 de junio de 2015 – 03:10 PM

GUATEMALA (AP) — Un tribunal aceptó las pruebas sobre las violaciones sexuales masivas a mujeres indígenas ocurridas en el marco de la guerra en Guatemala por el que enfrentaron juicio dos ex militares.

Conocido como el caso Sepur-Zarco, el hecho tuvo lugar en el destacamento militar con el mismo nombre, ubicado en Izabal a unos 329 kilómetros al norte de la capital, entre los años 1982 y 1983, cuando soldados del ejército violentaron varias comunidades aledañas al destacamento militar.

El juez Miguel Ángel Gálvez, dijo a The Associated Press que aceptó pruebas presentadas ante su judicatura y que estas serán remitidas al Tribunal de Mayor Riesgo "A'', que conocerá el expediente contra los dos ex militares y deberá fijar la fecha para el inicio del debate.

El ex-oficial del Ejército Esteelmer Reyes Girón, y el ex-comisionado militar Heriberto Valdez Asij, enfrentarán juicio acusados del delito de deberes contra la humanidad, someter a violencia y esclavitud sexual a 15 mujeres Q*eqchís, desaparición forzada y asesinato.

Las 15 mujeres denunciaron e iniciaron las acciones contra los ex militares. Sin embargo, una de las mujeres murió por lo que 14 continuaron con la denuncia. Este es el primer caso por estos delitos que es denunciado por mujeres víctimas y que llega a juicio.

Según Naciones Unidas, unas 245.000 personas murieron o desaparecieron durante el conflicto armado (1960-1996). El reporte de la ONU señaló que un 97% de las muertes fue responsabilidad del ejército y grupos paramilitares.

>
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua