.

.


Jueves 25 de junio de 2015 – 03:10 PM

Giselle Vanessa Vaquedano Sevilla   
Analista Internacional
consultorainternacionalhn@yahoo.com

El último informe de Desarrollo Humano para América Latina 2013-2014 se orienta a destacar la seguridad humana “Seguridad Ciudadana con Rostro Humano: Diagnóstico y propuestas para América Latina”.

En sus líneas deja entre ver la gran problemática que se ha generado con la delincuencia y violencia en la región.  Este informe presenta estados  alarmantes de violencia, se revela como a América Latina en conjunto se le imputan cifras de hasta 100,000 homicidios registrados por año.
Este número exorbitante ha llevado a la Organización Mundial para la Salud (OMS).  A CALIFICAR A LA VIOLENCIA COMO EPIDEMIA.

La OMS se refiere a  la violencia como una problemática que debe ser considerada como una cuestión de salud pública.  También la define como “El uso deliberado de la fuerza física, ya sea en grado de amenaza o efectivo contra uno mismo, otra persona o grupo o comunidad que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muertes, daños psicológicos trastornos del desarrollo o privaciones.

Como podemos apreciar esta definición es  muy amplia y  nos compromete   a nosotros mismos como individuos, o  a los actos violentos contra terceros o contra la comunidad.  Las consecuencias que se generan de la violencia son inimaginables y afectan  el bienestar de la sociedad en conjunto, y hablando en términos  macroeconómicos, comprometen en desarrollo del estado. 

El tema de la seguridad ciudadana se ha convertido en uno de los pilares más importantes para la conformación de políticas públicas de los países de la región, sobre todo en Centro América. El daño que se le hace a un país,  sociedad,   familia o individuo es tan alto que no se puede cuantificar.  No existe en mi opinión ningún plan o programa de desarrollo en el mundo que combata o erradique de una vez la violencia tiene que haber un esfuerzo consensuado con voluntad colectiva, y apoyo de los gobiernos y organismos nacionales e internacionales y multilaterales, teniendo como fin supremo del estado la persona humana.

>
«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua