.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Miércoles 10 de junio de 2015 – 06:10 PM

- Ferrera recordó que en el país hay un marco institucional que debe respetarse y cada institución debe aplicarse con sus propias responsabilidades.

- El ombudsman hondureño advirtió que se deben evitar riesgos, ya que si no hay acercamiento con el gobierno esto se  puede degenerar.

Tegucigalpa, Honduras - El ex candidato presidencial por el Partido Innovación y Unidad (PINU) y miembros del Grupo de “Aliados por la Dignidad Humana”, Enrique Aguilar, advirtió hoy la urgente necesidad de recurrir a un “diálogo  moderno”, de lo contrario el país podría entrar en una situación de caos, de calamidad, lo cual sería una catástrofe para Honduras.

“No basta con gobernar con un presidente al frente, hay que gobernar con todo  el pueblo” recomendó el también profesional de la medicina.
Explicó que se ha recomendado un “diálogo moderno” que debe iniciar lo más pronto posible, con la participación activa de toda la comunidad, de todo el pueblo, de todos los sectores sociales.

Declaró que si ese diálogo no se hace con la celeridad que se  requiere “podemos  entrar en una situación de caos, de calamidad completa, de catástrofe para el país y eso no le conviene a Honduras”.
Señaló  que el pensamiento no debe ser sectario ni partidista sino que debe estar enfocado en el beneficio de la justicia social para el pueblo, respetar  su democracia y además, atender sus grandes necesidades sociales en educación, salud y vivienda en particular.

“Debemos luchar por la estabilidad institucional del país, si rompemos las instituciones del país creamos la anarquía y esto sería un caos tremendo para Honduras” remarcó.
Se deben entender los mensajes subliminales
Por su parte, el también miembro del Grupo Aliados por la Dignidad Humana, Juan Ferrera, indicó que el gobierno y el pueblo hondureño debe entender los mensajes subliminales  que se están dando en este momento.

Se refirió a lo manifestado por la Secretaria Adjunta para Asuntos Latinoamericanos del Gobierno de Estados Unidos  en el sentido que podría haber dificultades en la aprobación de los fondos  solicitados recientemente por el presidente Barack Obama.
 Ferrera recordó que en el país hay un marco institucional que debe respetarse y cada institución debe aplicarse con sus propias responsabilidades.

“Tenemos que actuar sabiamente por los intereses de Honduras” expresó.
Señaló que los contribuyentes norteamericanos no van a poner dinero sino es con rendición de cuentas y ellos  ya conocen perfectamente bien nuestros resabios, nuestras actitudes en la forma de gobernar.
Ferrera resaltó que el dialogo  que propone el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos es incluyente.

“Si ese diálogo, el gobierno  lo hacen con  los mismos vamos a tener los mismos resultados y eso no es lo quiere la gente”, precisó.
Reiteró que el dialogo que se propone no es tradicional, tiene que ser incluyente y esos  jóvenes son a los primeros que tiene que identificar qué es lo que quieren para dialogar con ellos.

Si no hay acercamiento entre las partes esto se puede degenerar
Entre tanto, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera  Cáceres, declaró que en ambas marchas hay convergencias  porque invocan como elemento fundamental la lucha contra la corrupción y la impunidad.

Entendemos, dijo el ombudsman hondureño, que las marchas se realizan en el ejercicio efectivo de una serie de derechos como el de la libertad de expresión, petición, de manifestación,  pero aclaró que todos esos derechos deben ser ejercidos respetando los derechos de las demás personas y en forma pacífica como se han venido realizando hasta ahora.

Advirtió que se deben evitar riesgos, ya que si no hay acercamiento con el gobierno esto se  puede degenerar.
Explicó que el papel del CONADEH es mediar para que cuando haya un distanciamiento entre diferentes sectores de la población con el gobierno facilitar ese encuentro.
“Por eso hemos propuesto y hemos sugerido al gobierno y hemos hecho la recomendación que es oportuno un dialogo nacional que permita atender las causas que generan estas manifestaciones sociales”, puntualizó.

En su criterio es importante no dejar crecer el malestar y sustituirlo por un entendimiento pacífico que permita fortalecer la democracia en Honduras.
El Grupo  Aliados por la Dignidad Humana es un grupo de ciudadanos hondureños que fortalecen la acción de la  institucionalidad del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos,  lo apoya y sirve como un órgano de consulta sobre diferentes temas  del acontecer nacional.

 En la reunión de este miércoles participó la presidenta de la Fundación del Niño con Cáncer,  Nubia Mendoza; el ex director del FONAC, Juan Ferrera; el ex candidato presidencial Enrique Aguilar Cerrato y el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres

>