.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Miércoles 10 de junio de 2015 – 04:30 PM

Tegucigalpa, Honduras - Uno de los desafíos para frenar parte de la inseguridad en el país es revertir las relaciones de poder que históricamente han sido desiguales para hombres y mujeres, mediante la construcción social de políticas públicas que tomen en cuenta este hecho y las tomen en cuenta a ellas al momento de ser formuladas, dijo hoy Consuelo Vidal, representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

De acuerdo con datos del diagnóstico “Violencia y seguridad ciudadana: Una mirada desde la perspectiva de género” presentado esta mañana, la funcionaria  dijo que los femicidios, la violencia doméstica y la sexual son los principales problemas que enfrentan las mujeres,

La investigación realizada en los municipios de San Pedro Sula, Tela, La Ceiba, Choloma y el Distrito Central, es un esfuerzo conjunto del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ONU Mujeres, con el apoyo financiero de  USAID,  el soporte de las coordinadoras y técnicas de las Oficinas Municipales de la Mujer (OMM) de esas alcaldías; mujeres no organizadas, organizaciones de mujeres y redes feministas. 

El diagnóstico visualiza la violencia de género como un asunto de seguridad ciudadana, y estudia y desarrolla un abordaje diferenciado entre hombres y mujeres, dentro de un marco territorial que abarca los cuatro municipios.

Por ser  zonas de alta actividad mercantil, prestación de servicios y de actuación del crimen organizado, otro de los problemas que se advierte es la explotación sexual comercial, sin embargo, no hay datos actualizados que lo reflejen y permitan analizar sus alcances.

Muertes violentas  

En los últimos diez años, con 580 casos, San Pedro Sula es la ciudad que reporta mayor número de muertes violentas de niñas, mujeres y femicidios, seguida por Tegucigalpa, con 406. En el año 2014 se registraron 110 menos que el año anterior, informo Vidal.

Según el Observatorio de la Violencia e la UNAH, las cifras registradas por muertes violentas y femicidios en el 2005 fue de 175; en 2006, 202; en 2007, 295; en 2008, 313; en 2009, 363; en 2010, 385; en 2011, 512; en 2012, 606; en 2013, 636 y en 2014, 526. Esto significa que ente 2005 y 2013 el problema creció en un 363 %, y entre 2013 y 2014 hubo una reducción de 17.4 %. 

Es necesario recalcar que si bien los descensos son importantes, siguen implicando tragedias, en tanto el problema no se erradique, pues el derecho de una sociedad es a no morir por razones de violencia. En Tegucigalpa y Comayagüela, el período más frágil en la vida de mujeres víctimas de una violencia mortal, transcurre entre los 15 y 39 años de edad, que es cuando se advierte que se concentran el 74 % de las tragedias, añadió Vidal.

En su recuento de género, el IUDPAS/UNAH, estimó que en el 2014 hubo 531 muertes violentas de niñas y mujeres en todo el país, de las que 283 fallecieron en los cinco municipios, lo cual representa el 54%.

Los actores identificados en los cinco municipios, como responsables de los femicidios, están relacionados con el crimen organizado -maras y pandillas- o con redes de narcotráfico y trata de personas. En muchos de los casos, las mujeres fueron asesinadas por su relación de convivencia con hombres vinculación directamente a estas redes.  Son identificados también hombres que mantienen o han mantenido una relación sentimental, de convivencia o de acoso sexual con la víctima.

También existen otros detonantes como la violencia doméstica, el ajuste de cuentas con la pareja de la mujer, la negativa de las mujeres al control de sus cuerpos por parte de los pandilleros, como formas de conducta, o no aceptarlos como pareja.

Un problema encontrado en esta investigación es la carencia de información o la existencia de datos parciales o interrumpidos, lo cual impide darle continuidad a la observación de fenómenos y procesos, con suficiente rigor.

No hay estadísticas oficiales que muestren cuántos de los casos de violencia intrafamiliar y doméstica tienen un desenlace trágico en femicidios o muertes violentas. Solo se sabe que las edades más sensibles a la violencia doméstica e intrafamiliar es la comprendida entre los 15 y 39 años, donde se concentra el 86 % de los casos

Durante los últimos siete años, los datos proporcionados por el Poder Judicial, revela que en el 93 % de los casos denunciados por violencia doméstica, las víctimas son mujeres. Siete de cada diez niñas y mujeres fueron agredidas los últimos cuatro años.

Violencia Sexual

La violencia sexual se ensaña en primer lugar contra las niñas con edades comprendidas entre los diez y catorce años, y en segundo término contra las adolescentes, entre los 15 y 19 años. Ambos grupos representan al 71 % de sus víctimas. Alrededor del 90 % de los delitos sexuales en el país son contra niñas y mujeres. A partir de 2009, los delitos sexuales se incrementan en las niñas de 10 a 14 años y no hay datos que expliquen las razones.

Las violaciones sexuales constituyen el 63 % de las denuncias (856) y el 69 % de las resoluciones (646). Los actos de lujuria constituyen el 29 % de las denuncias y el 27 % de las resoluciones. Estos dos delitos sexuales son los más recurrentes y representan el 92 % de las denuncias y el 96 % de las resoluciones. 

Respuesta institucional

Desde que el femicidio fue tipificado como delito en el código penal en el año 2013, no hay ingresos por este delito en los juzgados penales o en los tribunales de sentencia, expresó Margarita Bueso, asesora  especialista de género de ONU Mujeres.

En lo referente al acceso a la justicia, precisó Bueso, el estudio establece que entre 2008 y 2014, de 102 766 casos de violencia doméstica llevados a los juzgados de Letras y de Paz, a nivel nacional, se observa que  el 54 % más de la mitad, caducaron antes de tener cualquier respuesta por parte del sector judicial. Las mismas son representativas de una mora judicial que año con año se acumula. El 38 % fueron declaradas con lugar, un 7 %, sin lugar a causa, y un 1% no fueron admitidas

Entre 2011 y 2014, en materia de acceso a la justicia, 1,318 casos de mujeres víctimas de delitos contra su “libertad sexual y honestidad” fueron ingresados a los tribunales de sentencia, conforme a las nueve tipos de abuso contra ese delito que tipifica el Código Penal. De estos, hubo resoluciones para 939 casos, que representan el 71 %.

>