.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Miércoles 03 de junio de 2015 – 03:10 PM

Cien militares estadounidenses iniciaron un ejercicio humanitario en el Aguán, este de Honduras, zona de conflictos entre terratenientes y campesinos que dejan unos 150 muertos desde el 2010, informaron este martes fuentes oficiales.

La embajada de Washington en Tegucigalpa explicó en un comunicado que "como parte de estos ejercicios Nuevos Horizontes-Honduras, más de 100 miembros del servicio aéreo de los Estados Unidos trabajarán hombro a hombro con los socios hondureños" en el departamento de Colón, unos 600 km al noreste de la capital.
Añadió que en la ciudad de "Tocoa (en el valle del Aguán) médicos de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos están llevando a cabo una visita centrándose en las enfermedades transmitidas por vectores".

También dijo que durante el ejercicio "miembros de las fuerzas armadas de Honduras y de los Estados Unidos estarán hombro a hombro trabajando para construir un edificio de escuela y un pozo de agua en Trujillo", en el departamento Colón.
Medios locales indicaron que el ejercicio, que empezó el lunes, tendrá una duración de tres meses.

Un oficial estadounidense, Rayan Elliott, afirmó a diario La Prensa que "no tenemos ninguna operación militar" en Honduras, y que solo han llegado a la zona hondureña para participar en "operaciones humanitarias".

El valle del Aguán es escenario de un conflicto que estalló en enero de 2010, un mes después de que miles de campesinos ocuparon vastas extensiones de tierras propiedad de ricos terratenientes, sembradas de palma africana.

Los campesinos alegaron que las tierras les pertenecen pues les fueron entregadas por el gobierno en el marco de una reforma agraria en la década de 1980. En 1992, una ley permitió que esos predios fueran vendidos, y algunos dirigentes agricultores, a espaldas de sus bases, las cedieron a precios bajos a los terratenientes.

Los terratenientes -que cuentan con el apoyo de militares y policías- alegan que los campesinos han matado alrededor de 20 guardias contratados para proteger sus fincas, mientras que empleados administrativos y campesinos sostienen que los guardias han matado alrededor de 130 compañeros.

>