.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Sábado 20 de junio de 2015 – 01:10 PM

Autoridades guatemaltecas iniciaron este sábado a circular afiches informativos que ayuden a capturar a Juan Carlos Monzón, exsecretario de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, a quien se señala como el cabecilla de una red de corrupción que ha provocado una crisis gubernamental.

"Ya obtuvimos la autorización judicial y hacemos entrega al director general de la policía los afiches para hacer efectiva la orden de aprehensión contra el señor Juan Carlos Monzón Rojas", dijo en conferencia de prensa Elmer Sosa, viceministro del Interior.

El funcionario explicó que los afiches reproducen una foto de Monzón, prófugo desde abril pasado cuando se destapó el escándalo de corrupción en las aduanas, así como números de teléfono para recibir información y una recompensa de 100.000 quetzales, equivalentes a unos 12.880 dólares.

Las autoridades guatemaltecas, que tienen apoyo de la Interpol en la búsqueda de Monzón, consideran que este se encuentra en Honduras, aunque también han detectado posibles movimientos del exfuncionario en la ciudad turística de Antigua Guatemala, en el suroeste del país.

La Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente de la ONU que colabora en la depuración del sistema judicial, identifican a Monzón como el principal operador de una estructura que orquestó un fraude millonario en el sistema tributario.

El escándalo se destapó el pasado 16 de abril tras las capturas de Omar Franco, jefe de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) -ente recaudador de impuestos de Guatemala- y su antecesor Carlos Muñoz, junto a una veintena de personas, incluidos otros altos funcionarios de la entidad.

El grupo que dirigía Monzón, quien desapareció mientras acompañaba a Baldetti en una gira por Corea del Sur el día de las capturas, cobraba sobornos a empresarios para ayudarlos a evadir impuestos, lo que provocó elevadas pérdidas -aún no precisadas- al Estado, señala la investigación.

El caso provocó la indignación de miles de guatemaltecos que todos los sábados realizan protestas masivas en el centro capitalino para demandar la renuncia del presidente Otto Pérez y de Baldetti.

Ante la presión popular, Baldetti renunció a la vicepresidencia el pasado 8 de mayo para someterse a las investigaciones tras verse salpicada por el escándalo, debido a supuestas menciones en escuchas telefónicas entre miembros de la banda. Días después, el Congreso eligió en su lugar a Alejandro Maldonado, magistrado de la corte constitucional.

>