.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Lunes 25 de mayo de 2015 - 04:55 PM

San Pedro Sula, Honduras.- El presidente Juan Orlando Hernández aseguró hoy que su Gobierno seguirá con aplomo en la investigación las muertes de periodistas y aquellos casos en los que se han violado libertades en el ejercicio periodístico.

            Lo anterior lo dijo el mandatario durante la entrega del Premio "Álvaro Contreras", que entrega todos los años el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH) y que en esta ocasión recayó en María Antonia Martínez, directora del diario La Prensa, que se edita en San Pedro Sula.

            "María Antonia tiene un recorrido de altos quilates, al trabajar en los cuatro diarios impresos de Honduras y en puestos de dirección con un gran suceso. Esos trabajos son meritorios y verdaderas piezas de periodismo que dan cátedra a las nuevas generaciones", afirmó Hernández en su discurso en la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC).

            Añadió que Martínez "es un símbolo de las mujeres periodistas que con mayor fortaleza utilizan la palabra escrita para servirle a Honduras. El premio Álvaro Contreras se ha otorgado con justicia, felicidades en nombre de mi esposa Ana y de toda mi familia".

            Hernández dijo que no se debe permitir mancillar la dignidad y honor de la prensa hondureña.
            "Yo no voy a retroceder ni tan sólo un milímetro en la lucha de lo que está en contra del pueblo hondureño", enfatizó.

Campañas sucias
            En opinión del presidente, "el ejercicio del periodismo con ética es de una tremenda ayuda" para la sociedad, por lo que invitó "a los demás políticos, a los que representan grupos de poder, que lo miren así" porque "van a encontrar un tremendo instrumento de ayuda".

            "Vale la pena cuidar los derechos de la libertad de prensa y libertad de expresión. Lo que no vale la pena y solamente daña a nuestro país y afecta profundamente a nuestro país y afecta profundamente a la ciudadanía, son las campañas de desinformación, esas que vienen de grupos interesados en causar anarquía, caos y debilitamiento de las instituciones", recalcó.

            Añadió que "buena parte de esos grupos son los que ahora ya no están cómodos con lo que estamos haciendo" y que "la primera víctima de esas campañas es el propio periodismo, porque pierde crédito ante el pueblo que tradicionalmente les ha considerado auditores sociales".

            Dijo además que esos grupos "tienen vasos comunicantes en este momento con el crimen transnacional y sus representantes en el país".
            "Estos voceros de la falsedad y de la desinformación hieren profundamente al país y su imagen en la búsqueda de alejar la confianza internacional en la inversión y el crédito que sí le dan a Honduras, no al Gobierno", ni a los otros poderes del Estado, enfatizó.

            Esos mismos sectores en "su afán perverso" usan el periodismo sin ética, desnaturalizan los logros, máxime cuando están tapados con la verdad en su actuar".
            Por eso no reconocen, por ejemplo, que Honduras ya no está en la lista negra de violación a los derechos humanos, ni que se está actuando con transparencia y se está combatiendo la corrupción, expresó Hernández.

            "Ellos atacan la lucha de Honduras contra los carteles de la droga, que desde sus campañas desvirtúan los procesos como la extradición" de narcotraficantes, señaló el presidente.
            Además, se oponían directamente a la extradición de quienes "eran los grandes señores, dueños de propiedades, del derecho a la vida e intimidad de las personas".
            Los falsos periodistas, según dijo el presidente, ocultan lo que líderes de otros países le reconocen a Honduras en materia de economía y finanzas.

            También, algunos "tergiversan la información y no les basta, sino que inventan burdamente, al punto de generar pánico colectivo con el fin de incendiar el país. Ustedes y yo sabemos de qué estamos hablando", expresó Hernández.
            "¿Será justo que a los verdaderos periodistas se les compare con estos individuos? Claro que hay que respetar la libertad de prensa y expresión, pero ¿qué pasa cuándo ocurren estos excesos?", preguntó el presidente.

>