.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Domingo 31 de mayo de 2015 – 10:10 PM

La Iglesia católica de El Salvador denunció el domingo que en este país, azotado por la violencia de las pandillas, se manipulan las cifras de homicidios para crear un clima de ingobernabilidad.

"Hay mecanismos diabólicos en El Salvador, no de ahora, sino de hace muchísimo tiempo, en el que uno puede hacer subir o bajar las estadísticas, basta con un escuadrón de la muerte, basta con un escuadrón de limpieza social", declaró en rueda de prensa el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, luego de oficiar la misa dominical.

El obispo salió al paso de las cifras que consignan que mayo, con 594 homicidios, fue el mes más violento desde el fin de la guerra civil en 1992.

El repunte de homicidios se produce justo cuando el presidente Salvador Sánchez Cerén cumple el lunes su primer año al frente de un gobierno bajo la bandera del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, exguerrilla de izquierda).

Para el obispo, las de homicidios "no son cifras inocentes, pueden ser inducidas", lo cual estimó "es diabólico porque están jugando con la vida de las personas".
Sin decir a quiénes atribuye el repunte de homicidios, Rosa Chávez comentó que "en ciertos momentos les interesa crear ese clima de total ingobernabilidad, de total caos y no importa que eso cueste vidas humanas".

El sábado, el presidente Sánchez Cerén aseguró que no está "de brazos cruzados" ante la violencia homicida y proclamó que en su primer año de gestión desarticuló 200 grupos crimimales y reconoció que el país es inseguro desde hace muchas décadas.

"Estamos trabajando directamente para golpear a los grupos criminales que existen en el país. Hemos desarticulado 200 grupos de estructuras criminales y hemos llevado a la cárcel a 10.000 personas que han cometido delitos", destacó el mandatario.

En el último año de la gestión presidencial, el país se registró un promedio de 12 homicidios por día, en su mayoría cometidos por las violentas pandillas que se disputan territorio para extorsionar y vender droga.
En El Salvador hay 12.851 pandilleros encarcelados, pero en las calles circulan otros 60.000, según estimaciones oficiales.

>