.

.

.

.
El tiempo - Tutiempo.net


Miércoles 22 de abril de 2015 – 07:30 PM

Tegucigalpa, Honduras - El Tribunal Superior de Cuentas (TSC) notificó un informe que evidencia una serie de irregularidades en la Suplidora Nacional de Productos Básicos (Banasupro), relacionada a un despilfarro de fondos a dos supuestas “empresas fantasma”.

El ente contralor del Estado emitió el informe No 002-2013-DASEF-BANASUPRO-A, referido a una auditoría especial practicada a esa institución, correspondiente al período comprendido del 01 de junio de 2010 al 31 de diciembre de 2012.

Mediante oficio enviado el 06 de marzo de 2015,  las autoridades del TSC notificaron al gerente de Banasupro, Luis Fernando Colindres Almendárez, los alcances de dicho informe.

Los hechos que dan lugar a responsabilidades civiles y administrativas se tratarán individualmente en pliegos de responsabilidad, mismos que serán notificados a los funcionarios en quienes recayere la responsabilidad, cita el informe del TSC.
  
Hallazgos
En la auditoría especial el TSC examino el manejo que el Banasupro hizo de 3, 362, 479.60 lempiras, específicamente para la implementación del programa  denominado Microsoft Dynamics, que implicó la compra de licencias, pago de servicios profesionales y la adquisición de equipo tecnológico.

Implementación del Programa Microsoft Dynamics pretendió el desarrollo de un proyecto computacional para la gestión administrativa, contable y de mercadeo en el Bansupro.

En el informe se detalla una serie de irregularidades en la implementación de dicho programa, al incumplirse lo establecido en la Ley de Contratación del Estado, la Ley Orgánica del Presupuesto y, las Disposiciones Generales del Presupuesto de Ingresos y Egresos de la República.

Se detectaron desembolsos realizados a favor  de la empresa Microsys S. A, sin contar con la documentación que los respalden o justifiquen; bienes comprados y pagados que no se encontraron físicamente; pagos efectuados por concepto de servicios profesionales sin evidencia del trabajo realizado y, en algunos contratos no se retuvo el 12.5 por ciento del Impuesto Sobre la Renta.

Se encontraron inconsistencias en los documentos soporte de los pagos efectuados por compra de equipo. Se fraccionó el gasto para adquisición de servidores, computadoras, impresoras, escáneres, cámaras de monitoreo y otros artículos.

Otro hallazgo de la auditoría practicada por el TSC refiere a que Banasupro compró equipos y otros bienes a las empresas Microsys y C&I Software, no reconocidas en el mercado local, que no fueron entregados a la entidad.

El TSC consultó a la administración de Banasupro sobre la dirección de estas dos empresas, manifestando desconocerla.

Po ello el TSC revisó la documentación para buscarlas, de C&I Software se averiguó que registro su dirección en la colonia Cerro Grande, zona 4, bloque F, casa 3233, sin embargo se constató que esta esta nomenclatura no existe.

Las Oficinas de Microsys estuvieron funcionando en la Residencial las Uvas, posteriormente desapareció del lugar y se trasladó al Municipio de Tatumbla, Francisco Morazán, en las visitas realizadas no se encontró a nadie, solo vehículos estacionados. Vecinos informaron que quien habitaba la vivienda era un extranjero.

Daño económico
El perjuicio económico ocasionado al Estado asciende a 1, 835,235.89 lempiras.

Banasupro efectuó siete pagos a la empresa Microsys S.A, que ascienden a 720,329.34 lempiras, para la compra de programa Microsoft Dynamics y licencias, incumpliendo las normas legales establecidas y sin contar con documentación de soporte.

Para esta inversión se requirió licitación pública según lo establece la Ley de Contratación del Estado y las Disposiciones Generales del Presupuesto pero, se utilizaron las compras fraccionadas a través de cotizaciones.

Además, no se determinaron las especificaciones técnicas para la obtención de dicho programa y las licencias correspondientes, lo que ocasionó que Banasupro realizara las adquisiciones sin una base técnica y a una empresa desconocida en el mercado.

La auditoría constató que el producto adquirido no estaba legalizado y era desactualizado.

Otra irregularidad refiere al desembolsó 595,969.01 a la empresa Microsys S. A, durante el año 2010 y 2011, sin contar con los respectivos documentos de soporte.

Asimismo, compra de equipo informático comprado y no entregado a Banasupro, ocasionándose un perjuicio económico al Estado por 219, 222.24 lempiras.

Pagos efectuados por servicios profesionales sin evidencia del trabajo realizado y, en algunos casos no se cobró el porcentaje del Impuesto sobre la Renta en ciertos contratos; ocasionándose un daño económico por 195, 715.30 lempiras.

Finalmente, por el pago de honorarios profesionales incumpliendo las actividades a realizar, según contratos suscritos, se dañó al patrimonio del Banasupro por 104, 000 lempiras.

El TSC emitirá los pliegos de responsabilidad a funcionarios y empleados de Banasupro, a fin de reponer el perjuicio económico ocasionado al Estado.

En aras del debido proceso, como el derecho de defensa, quienes aparezcan señalados con responsabilidades podrán impugnar el presente informe dentro de un plazo de 60 días, contados a partir de la fecha en que le sean notificados los pliegos de responsabilidad de forma individual.

El presente informe fue subido a la página web del TSC, donde se podrá obtener mayor información.


>